Los precios del aceite de oliva desafían al mercado

El aceite de oliva es un ingrediente esencial en la gastronomía mediterránea. Este oro líquido, ha experimentado una montaña rusa de precios en los últimos años. Con la producción concentrada en los países mediterráneos, España lidera el camino con su tradición olivarera y tecnología avanzada. Sin embargo, factores como el cambio climático, la creciente demanda internacional y conflictos geopolíticos lo han llevado a precios estratosféricos.

Para afrontar esta subida de precios, existen alternativas en el mercado. Además del aceite de oliva virgen extra, que es el que más está sufriendo la subida de precios, hay alternativas más asequibles como el aceite de orujo de oliva.

Contextualización del mercado del aceite de oliva

El aceite de oliva es un pilar fundamental para la gastronomía e industria alimentaria. Para entender el mercado, es importante destacar que la producción de aceite de oliva se concentra en los países mediterráneos, y concretamente en España, Italia, Grecia, Turquía y Túnez, como se puede observar en el siguiente mapa y gráfico.


Fuente: IOC (internationaloliveoil.org)


Fuente: IOC (internationaloliveoil.org)

España lidera a nivel mundial en cuanto a superficie, producción y comercio exterior, gracias a la tradición olivarera y a la industria tecnológicamente avanzada y profesional.

La producción española de aceite de oliva supone el 70% de la producción de la UE y el 45% de la mundial. Del mismo modo, tiene una gran repercusión a nivel territorial y social, ya que el sector da empleo a más de 350.000 agricultores y genera alrededor de 32 millones de jornales por campaña.

En cuanto a superficie, España cuenta con 2,75 millones de hectáreas para el olivar. El cultivo de olivo es la principal actividad en muchos municipios. Además, España también es el primer exportador de aceite de oliva, siendo el tercer producto agroalimentario más exportado.


Fuente: Ministerio de agricultura, pesca y alimentación

Evolución de los precios del aceite de oliva

El mercado del aceite de oliva se caracteriza por los diferentes factores que afectan al precio y producen fluctuaciones y cierta inestabilidad. Entre estos factores encontramos, por un lado, la cantidad de aceite disponible para abastecer al mercado, y por otro, las expectativas de cosecha futura y la demanda.

En relación con la oferta, las variaciones en las cosechas responden principalmente a las condiciones climáticas, las precipitaciones de octubre a diciembre del año previo, la media de las temperaturas máximas de enero a marzo y, sobre todo, los días con máximos de polen en aire. Todo ello afecta tanto a la floración como al rendimiento de la aceituna.

¿Cómo han fluctuado los precios durante los últimos 5 años?

En el caso de España, los precios han fluctuado afectados por los factores mencionados. En la campaña de 2017/2018 se preveía una cosecha similar al año anterior, pero finalmente la producción fue muy superior a la demanda, lo que provocó una caída de los precios hasta los 2,6€/kg.

Las campañas 2018/2019 y 2019/2020 alcanzaron récords de producción, pero la demanda se mantuvo estable, lo que hundió aún más los precios hasta 2€/kg, precios que pusieron en peligro la rentabilidad del sector y de toda la cadena de valor.

Sin embargo, debido a las expectativas de cosecha mundial para 2020/2021 y un ligero aumento del consumo, el precio comenzó a subir progresivamente hasta los 3,4€/kg.

Además, En el año 2021, la pandemia del COVID-19 desencadenó una creciente preocupación en la población por la salud, lo que resultó en un reconocimiento de los beneficios de incorporar el aceite de oliva a la dieta diaria.

Como resultado, el consumo de este preciado aceite ha experimentado un notable aumento. Las personas buscan fortalecer su sistema inmunológico y cuidar su salud de manera más consciente y proactiva utilizando productos con un perfil nutricional rico en componentes esenciales como el ácido oleico y polifenoles, así como antioxidantes naturales y sus propiedades para promover la salud.

En 2022 el precio continuó creciendo hasta 5,3€/kg por el mencionado aumento de la demanda y una disminución de la cosecha a causa de la sequía y el exceso de calor durante la floración del olivo.

5 razones por las que el aceite de oliva ha alcanzado precios estratosféricos


Fuente: Comisión Europea, Agricultura y Desarrollo Rural

A lo largo de la campaña 2022-23, las fluctuaciones de precio han sido muy notables y sus causas las podemos resumir en:

  1. Mala cosecha 2022: En España, 2022 fue un año complicado para el aceite de oliva. En el momento de la floración hizo mucho calor, lo que resultó en una gran pérdida de cosecha. A su vez, el calor favorece el desarrollo de infecciones fúngicas, resultando en pérdidas de cosecha y reducción del rendimiento del fruto. Esto se puede compensar con lluvias intensas y constantes durante varios días, pero 2022 fue un año seco también. En conclusión, la cosecha anterior fue muy escasa, y cerca de un 40% inferior a la registrada en 2021.
  2. Cambio climático: El cambio climático ejerce un impacto significativo en la industria del aceite de oliva. Este afecta la producción con la variabilidad climática, los fenómenos extremos, el estrés hídrico y las sequías, reduciendo la productividad y calidad del aceite de oliva.
    Este problema va a provocar que la cantidad de las cosechas vaya disminuyendo más cada año, y no se lleguen a recuperar los datos registrados en el pasado. Para afrontar estos desafíos es importante llevar a cabo prácticas agrícolas sostenibles, y encontrar medidas de mitigación del cambio climático.
  3. Aumento de la demanda de aceite de oliva a nivel internacional: En primer lugar, la creciente conciencia sobre los beneficios para la salud asociados con el consumo de aceite de oliva ha llevado a más personas a adoptar dietas más saludables. Además, la expansión de la gastronomía mediterránea en todo el mundo ha contribuido a su popularidad, y en consecuencia al aumento de la demanda de forma global.
    Por último, el sector ha realizado esfuerzos por promocionar y educar sobre beneficios nutricionales y usos saludables para fomentar el consumo.
  4. Guerra de Ucrania: El conflicto Rusia-Ucrania ha comprometido la disponibilidad de aceite, los precios y las materias primas que se necesitan para el producto terminado. Por un lado, los aceites de oliva refinados, tanto aceite oliva suave como aceite orujo de oliva refinado, son productos sustitutivos del aceite de girasol para el canal HORECA, lo que provocó un aumento de la demanda de estos aceites de oliva en este canal. Por otro lado, la industria de botellas de vidrio con la producción localizada en Ucrania provocó un desajuste de stocks e incrementos en costes debido a la redistribución de la producción en fábricas fuera de Ucrania y a la dominación de las multinacionales que poseen la mayor parte de la cuota de mercado.
  5. Subida de los costes energéticos: Los precios de la energía han alcanzado cotas históricas. La subida de los precios de la energía viene precedida en un principio por el COVID-19 y la demanda internacional.
    Esta situación se agravó de forma notable con el conflicto de Ucrania y la decisión de Rusia de no exportar gas a algunos estados miembros de la UE.
    Por último, las olas de calor del verano de 2022 han provocado un desajuste entre oferta y demanda. Crece la demanda de energía para la refrigeración y a su vez, baja la oferta debido a la sequía.
    La Unión Europea importa gran parte de la energía, por lo que los efectos han sido sumamente notorios. Los costes de la energía para los agricultores se han encarecido, así como el gasóleo, los fertilizantes y los plásticos.

Consecuencias de la subida de precios

La situación del mercado es clara, los precios no paran de subir y los olivareros están amenazando con la escasez de aceite para finales de temporada antes de la nueva cosecha y la imposibilidad de hacer frente a toda la demanda del mercado, incluso con la nueva cosecha 2023/2024.

Ante esta incertidumbre sobre el mercado, la reacción de las empresas productoras de aceite es retener aceite como medida preventiva. Aunque sea a precios desorbitados, los minoristas y distribuidores tienen miedo y quieren asegurar su disponibilidad de aceite de oliva para satisfacer a sus clientes.

Esta reacción en el sector genera un aumento aun mayor de la demanda y, en consecuencia, aumentos abruptos en los precios y una mayor volatilidad en el mercado.

Qué alternativas puedes encontrar en el mercado para afrontar la subida de precios

Los precios del aceite de oliva virgen extra son muy elevados y es por ello por lo que los consumidores buscan alternativas y soluciones con la mejor relación calidad precio. Así pues, frente los precios desorbitados del virgen extra, hay otras categorías de aceite de oliva más asequibles para completar la cesta de la compra de forma saludable.

¿Qué tipos de aceite de oliva existen?

    1. Aceite de oliva virgen extra

      Es el zumo obtenido de la aceituna mediante un proceso mecánico que no altera la calidad del fruto. Consiste en prensar las aceitunas para obtener una masa. A continuación, esta masa se centrifuga para separar el zumo de aceituna del hueso y de la pulpa, denominada subproducto.

      • Producto natural.
      • Procede de aceitunas de origen 100% español.
      • Acidez inferior a 0,8º, a menor acidez mayor calidad.
      • Elemento clave de la dieta mediterránea.
    2. Aceite de oliva puro o suave

      Es el resultado de mezclar AOVE con aceite de oliva refinado.

      • El aceite de oliva virgen extra le proporciona sabor al aceite.
      • Es un poco más económico, pero la diferencia de precio con el AOVE no es tan significativa.
      • Es sano, ya que procede de la oliva y se mezcla con AOVE, es rico en ácido oléico.
      • Sabor más neutral, más suave.
    3. Aceite de orujo de oliva

Es el resultado de mezclar aceite de oliva virgen extra con aceite de orujo de oliva refinado.

    • Más barato.
    • Más sano que otros aceites vegetales, ya que procede de la oliva y es rico en ácido oléico, también contiene antioxidantes y grasas monoinsaturadas de gran interés nutricional.
    • No modifica el sabor de otros ingredientes.
    • Buen rendimiento para freír.
    • Hace sostenible la producción de aceite de oliva por la valorización del 100% de los subproductos procedentes del olivar.
    • Es la mejor alternativa, ya que la bajada de precio es considerable, el aceite es nutritivo ya que proviene de la oliva y contiene una pequeña proporción de AOVE.

Un comentario de “Los precios del aceite de oliva desafían al mercado

  1. Pingback: Exportaciones de aceite de oliva y principales países importadores

Los comentarios están cerrados.

IVACE UE

PROYECTOS DE DIGITALIZACIÓN DE PYME (DIGITALIZA-CV) 2023. Cofinanciado por la Unión Europea. Expediente es IMDIGA/2023/233